Nuestra Misión: Promover el conocimiento y la prevención en las Enfermedades Cardiovasculares

  • 1

Eventos

  • 1 Calendario de eventos 2019
  • 2 Congreso Sochicar

Socios


2018: SOCHICAR CELEBRA 70 AÑOS

Corría 1948, y la evidente necesidad de darle a la cardiología un lugar destacado en nuestro país, llevó a un grupo de jóvenes especialistas a concretar la idea de formar una institución que entrara de lleno en la esfera científica chilena de aquel entonces. Fue así como producto del esmero y la confianza en sí mismos, el día 6 de septiembre de ese año se iniciaron formalmente las actividades la Sociedad Chilena de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, con la realización del primer Directorio a cargo del Dr. Hernán Alessandri, presidente de esta entidad por esos días. Se concretaba así el deseo de los grandes próceres de la especialidad de la década del cuarenta.

Puesta la primera piedra de nuestros cimientos societarios, comenzó un arduo camino de trabajo organizativo que doce años más tarde, y sumando a cerca de 80 socios, se vio coronado con la organización de las “Primeras Jornadas Nacionales de Cardiología”, durante la presidencia bianual del Dr. Armando Illanes Lacalle, a las que asistieron 3 invitados internacionales: dos provenientes de Argentina y uno de Inglaterra. Desde aquel evento lleno de aspiraciones en 1960, se han llevado a cabo 55 versiones que en la actualidad reciben el nombre de ‘Congreso Chileno de Cardiología’, y que reúne anualmente a cerca de mil asistentes, de los cuáles una treintena pertenecen al grupo de invitados.

Hoy, con más de 700 socios y un reconocimiento que traspasa nuestras fronteras, no cabe duda de que en estas siete décadas la Sociedad Chilena de Cardiología alberga numerosos pasajes de su historia dignos de destacar. Por esta razón, es que el Presidente en ejercicio de Sochicar, Dr. Alejandro Dapelo, hace un análisis sobre este septuagésimo aniversario, y destaca lo que a su juicio son los principales hitos de nuestra institución en estos años.


¿Qué es lo más destacable de este aniversario de Sochicar?

Esta es una fecha simbólica. Mucho más allá de la cantidad de años que estemos cumpliendo, lo que ya es muy importante, lo realmente simbólico es que demuestra nuestra permanencia y un trabajo de constancia dentro de la ciencia y de la investigación cardiovascular en Chile. Siete décadas significa que hemos realizado un trabajo de largos años en la primera plana de la actividad científica, y por supuesto que tenemos que darle la importancia que requiere un evento de esta magnitud.

¿Cómo nos hemos destacado frente a las Sociedades de cardiología del mundo?

La sensación que tengo cada vez que estamos en un Congreso internacional es que se nos mira con especial atención. Nuestra imagen en Latinoamérica e, incluso, en el mundo, es muy destacada y reconocida por todos nuestros pares. Creo que tenemos una imagen que se ha forjado a lo largo de estos años gracias a nuestra presencia y por la calidad de nuestros representantes y del trabajo investigativo que llevamos a cabo. Como Presidente me siento muy orgulloso de representar a nuestra Sociedad internacionalmente, porque estamos muy bien evaluados, y eso es fruto de un camino largo, y por el cual nos hemos esforzado todas las generaciones que aquí hemos trabajado.


A su juicio, ¿cuáles cree usted que han sido los hitos más importantes en estos 70 años?

Enumerarlos es muy difícil, porque si hay algo que nos caracteriza como Sociedad es que siempre hemos estado a la vanguardia en todas las áreas de nuestro quehacer, pero por mencionar algunas, creo que el nombramiento de 11 Maestros de la Cardiología a lo largo de nuestra historia ha sido muy significativo, porque le hemos dado el sitial que merecen los próceres de nuestra especialidad y que fueron los mentores de esta Sociedad. También hago un reconocimiento a nuestra excelente organización de Congresos nacionales e internacionales, como las Jornadas trasandinas, el Congreso Interamericano, y otros que han tenido gran éxito a lo largo de los años, ya que nos han convertido en referentes sudamericanos y ha puesto nuestro nombre en alto ante los ojos del mundo cardiológico. Otro hito importante ha sido la formación de las filiales, lo que nos ha acercado a los socios de todo el país. En la era más reciente, la Revista Chilena de Cardiología y su inclusión a Scielo de la mano de recordado Dr. Eduardo Guarda, es otro gran aspecto a destacar y del que nos enorgullecemos. Importante también ha sido la creación de la Fundación Sochicar, que nace al alero de nuestro brazo científico y se ha transformado en nuestra mejor manera de llegar a la comunidad, siendo reconocida por las empresas que ponen nuestro sello en sus productos, como por la población general que nos confía su salud cardiovascular cada año durante las magnas celebraciones del Mes del Corazón que organizamos. La edición de tres libros con la historia de la Cardiología a cargo de los Dres. Isaac Mordoh en 1988, Dr. Miguel Oyonarte en el 2005, y la Dra. Ivonne Aramburú en 2013; la creciente inclusión de socios y la acogida a otras especialidades, como enfermeros y kinesiólogos, y así, un sinnúmero de hitos de los que nos sentimos completamente orgullosos.

A usted le corresponde ser el Presidente de los 70 años, y celebrar esta instancia, ¿cuál es el sello que imprimirá a este aniversario? Creo que lo más importante es que nuestra figura se proyecte en el tiempo, y tenemos que trabajar para eso, a través de más actividades, de participación comunitaria, de involucrar a la sociedad para difundir nuestro mensaje. Además, con la preocupación constante de nuestro grupo de becados, ya que finalmente son las nuevas generaciones las que seguirán la senda de lo que ya se ha formado, y destacarnos por ser siempre la Sociedad con mayor notoriedad científica y mediática de todo el país. Para eso, hicimos un logo especial con el que acompañaremos todas nuestras actividades a lo largo del año y que esperamos sea utilizado por todos nuestros representantes en sus actividades societarias, con la finalidad de celebrar con orgullo una fecha tan emotiva y significativa como nuestros 70 años.